¿Qué hacer si llueve en tu boda?

 In Bodas, Eventos-Sociales

La lluvia es un factor a considerar en tu boda.

Las bodas en Guadalajara durante junio, julio y agosto deben tener un plan B.

Convierte la lluvia en un valor agregado a tu boda o evento.

Dicen las buenas lenguas que si el día de tu boda llueve, el agua se vuelve amuleto para la buena suerte. Esta creencia se tenía principalmente en países centroamericanos como en México y Guatemala, donde se afirma que la lluvia es buen augurio para los que celebran su unión y que esas gotas son símbolo de dicha, de felicidad y de abundancia. Aunque también en la tradición de la Antigua Europa, como en la Antigua Grecia o la Antigua Roma, el agua y la lluvia durante los eventos era signo de fertilidad, lo que se traducía en suerte hacia la abundancia —por eso muchas bodas se realizaban desde abril hacia agosto—. Cierto o no que la lluvia puede ser de buena suerte, no deja de ser un obstáculo para la logística de la celebración y/o la recepción de la fiesta.

Como bien lo hemos dicho (y lo repetimos porque es la verdad), el día de la boda es uno de los mejores días en la vida de unos novios enamorados, y qué mejor que saber qué hacer en caso de lluvia. Lo primero es calcular una fecha antes de llevar a cabo el compromiso en meses donde el clima no sea un problema, o se decida que los efectos del clima pueden ser parte de la celebración, aunque cabe hacer la observación que hoy en día las estaciones pueden sorprendernos y convertirse en la causa de un mal rato.

Para este tipo de sorpresas lo que recomendamos es tener lo que se conoce comúnmente como el “Plan B”; por ejemplo, si el evento se celebra al aire libre contar con algún espacio cerrado o carpas acondicionadas; o por qué no, tener a la mano unos paraguas que combinen y sean parte del “look” de los invitados, que jueguen con colores brillantes y contrastantes en este espacio de agua y felicidad.

Pese a este posible incidente, existen soluciones para que un evento no sea un desastre a causa del agua y del viento. Aquí algunas técnicas y consejos que pueden salvar la situación:

1- Mantener la calma.

Sobre todo y ante todo, el desorden y la desesperación nunca han solucionado nada, así que, para enfrentar cualquier cambio hay que tener calma y paciencia (atención, este consejo aplica a cualquier proceso de la boda en su generalidad). Si la lluvia viene en camino, lo primero que se debe hacer es mantener la calma y no alarmarse ante este contratiempo. El estrés, la preocupación y los nervios no son buenos amigos en ese momento pues solo harán que el rato sea más crudo.

2-Ir a una zona segura.

Una carpa o zona a cubierto puede ser la solución y la tranquilidad a situaciones inesperadas como lo es la lluvia. Para ello, es bueno prevenir antes y más si el día de la boda no se espera un buen pronóstico del clima, así que lo mejor es coordinar todo con el personal que gestiona el lugar del evento y tratar de remediar el contratiempo a favor de todo y de todos.

3- Prever, planificar, y organizar el evento con base a la fecha y temporada.

Como mencionado anteriormente, con base a la selección de la fecha y temporada hay que usar el clima a favor: carpa de protección, vistas naturales que saquen jugo a la lluvia, sombrillas o elementos que cubran del agua con un toque de color.

4- Aprovechar para tomar fotografías.

Sacar provecho de una situación inesperada a veces provoca una sonrisa, es decir, si llueve en el evento, lo mejor es tomar ventaja y poner manos a la obra para que el fotógrafo se ponga creativo y tome retratos impresionantes sin que el clima sea un impedimento.

En ningún evento es posible eliminar los errores y contratiempos, lo que sí es posible es prevenir, planificar, tener paciencia y creatividad, para al final, buscar el mejor aprovechamiento y diversión durante el mismo. Si Tláloc llega a tu evento, recíbelo con una bienvenida planificada.

Si deseas conocer El Sauce Eventos, puedes escribir al correo: contacto@elsauceeventos.com

El Sauce Eventos.

Recommended Posts

Dejar un comentario